Historia del Camote Poblano

  • 0 comments
945210e65ca3ccf13449c7f9336bc7a7

En cuanto a la historia del dulce en Puebla existen varias versiones que apuntan al siglo XVII y ¿quienes creen que fueron las protagonista? en efecto nuevamente aparecen las monjitas que experimentaban siempre con distintos ingredientes para lograr creaciones que hoy podemos disfrutar.
Entre estas versiones las más importantes que les compartimos son:

La primera cuenta que en un Pueblo, cerca de la Ciudad de Puebla, había un convento de monjas dedicadas a la enseñanza para niños. Cierto día, uno de estos ideó gastar una broma a una monja que tenía una olla al fuego. Para hacerlo cogió un camote, lo echó a la olla, lo revolvió con azúcar y lo batió para que se formara una masa que fuera difícil de quitar a la hora de lavar. Al poco rato llegó la monja, probó la revoltura y le gustó. De esta forma se hizo el dulce de camote.

 

Otra versión dice que todas las monjitas de la época colonial, su sustento diario provenía de las donaciones que las personas acaudaladas de la época hacían a sus conventos. Sin embargo, lo que siempre existía a la mano, por lo barato de su precio, era el camote. Así que un día, un alto ministro de la iglesia católica, estaba a punto de visitar uno de esos conventos, y una novicia tuvo la genial idea de darle literalmente al visitante “camote” como postre.

 

Share Social

About the Author: Mi Dulce Puebla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *